lunes, 30 de junio de 2008

Los secretos del Valle del Loira




La riqueza culinaria de la Región Centro no deja impasible a los amantes del buen comer y del buen beber. Sus productos son de una gran calidad, y muchos de ellos cuentan con denominación AOC –Apelación de Origen Controlada-.

La región cuenta con 24 vinos con esta denominación AOC. Los viñedos de Centre-Loire están situados en el Corazón de Francia, en las colinas y laderas junto al río Loira y en el valle del Cher. Las viñas se cultivan allí desde hace más de 2.000 años. Una tradición estrechamente ligada a la historia de Francia, a la presencia de los reyes y de su corte y a las fiestas dadas en su honor.

Hoy en día, estos viñedos abarcan una superficie de 3.700 hectáreas, que dan lugar a 7 Denominaciones de Origen Controlado -Appellations d’Origine Contrôlée (A.O.C.) cada una con su propia personalidad y su propia tipificación: Sancerre, Menetou-Salon, Quincy, Reuilly, Coteaux du Giennois, Châteaumeillant y Valençay.

En el caso de quesos de cabra, hay cinco en la región que también cuentan con esta calificación. Esta etiqueta garantiza tanto la calidad de la tierra como del producto. Cada queso tiene su propia forma, que puede ser una pirámide truncada como en el caso del Valençay, de cilindro acampanado como el Ste Maure de Touraine, o de crottin (que designaba, parece ser, una pequeña lámpara de aceite) como el Crottin de Chavignol. Los criadores se implican directamente ya que más del 40% de la leche se transforma en las explotaciones.

Finalmente, en lo que se refiere a los productos de la tierra, cinco de ellos (las lentejas verdes de Berry, la Belle de Fontenay, la remolacha roja de Orléanais, y las aves de corral de Berry y de Touraine) tienen la denominación AOC.

OTROS SABORES
En Francia, es imposible imaginar una comida digna de ese nombre que no esté acompañada de un alimento tan natural como el pan. La Beauce, que se distingue desde lejos por la aguja de la catedral de Chartres, merece por ello el sobrenombre de granero (de cereales) de Francia.

El Valle del Loira es una región tradicional de cultivo del espárrago y ocupa el tercer puesto nacional de producción. Su feudo es la Sologne, al igual que para la fresa. Tan sólo han pasado 15 años desde el nacimiento de La Mara del bosque, pero esta fresa ya es una estrella. Es muy perfumada y nace de la unión sutil entre 4 variedades antiguas de fresa.

La charcutería también ocupa un lugar importante en Touraine con los rillons y rillettes de Tours. Estas son una especialidad local antigua, muy artesanal ya que antaño su fabricación era exclusivamente familiar.

La caza inspira a los chefs recetas siempre nuevas: el gusto por la tradición heredada de siglos anteriores y que Rabelais describió a través de sus célebres personajes de Pantagruel y Grangousier.

Desde los estanques de Sologne a los meandros del Loira, la región ofrece rincones tanto para disfrutar de la pesca como de los placeres culinarios. La presencia del agua dicta el menú: carpas, lucios, anguilas, truchas o luciopercas ocupan un lugar privilegiado en las cartas de nuestros chefs.

La tarta Tatin también es una estrella, si bien con más años ya que nace a principios del siglo XX en Lamotte-Beuvron, en pleno corazón de la Sologne. Las hermanas Tatin son sus creadoras pero el misterio de su creación permanece, y son muchas las historias que se cuentan al respecto. Ahora bien, lo importante es que esta tarta de manzanas caramelizadas envueltas en masa quebrada es absolutamente deliciosa y única.
(Un texto de la Oficina de Turismo)

Más sobre el Valle del Loira

1 comentario:

Angelica Tejeda dijo...

Es un lugar que nadie debería perderse. Mi hija esta haciendo un trabajo especial en la escuela acerca de este hermoso Valle y hemos estudiado algunos castillos, lugares, etc, y nos ha encantado, ya me hice la promesa de ir lo antes posible y disfrutar su hermosura. Gracias por compartirlo.